lunes, 19 de noviembre de 2012

Criterios de evaluación de programas sociales



En el campo de los proyectos sociales los criterios de evaluación incluyen algunos de los utilizados para medir los resultados de una empresa o negocio como son la eficacia y la eficiencia, pero a la vez al buscar resultados e impactos de tipo social; y no solamente económico, utiliza algunos criterios adicionales como son la pertinencia, el impacto y la sostenibilidad. Veamos una breve definición de cada uno de ellos.

Pertinencia Medida en que los objetivos de una intervención para el desarrollo son congruentes con los requisitos de los beneficiarios, las necesidades del país, las prioridades globales y las políticas de los asociados y donantes. La pertinencia suele referirse a si los objetivos o el diseño de una intervención siguen siendo adecuados aún cuando hayan cambiado las circunstancias.

Eficiencia: Relación de logros sociales obtenidos (propósito) con los recursos e insumos utilizados. Es el grado o nivel en que se han usado y organizado los recursos (humanos, materiales, financieros y tiempo principalmente) en la ejecución del proyecto. Los indicadores de eficiencia permiten establecer la relación de productividad en el uso de recursos utilizados, presentando las desviaciones entre lo programado y lo ejecutado.

Eficacia: Es el grado o nivel de cumplimiento del objetivo del proyecto o los productos del mismo. En este punto es necesario analizar si los éxitos o fracasos se atribuyen al cumplimiento de sus acciones o a factores externos, dándole especial atención a los supuestos. Los indicadores de eficacia expresan el logro de objetivos y metas cumpliendo los estándares predeterminados de cantidad, calidad, tiempo y costo, con relación a lo planificado o previsto.

Impactos: Efectos a largo plazo, positivos y negativos, primarios y secundarios, producidos directa o indirectamente por una intervención para el desarrollo, intencionalmente o no. Los efectos pueden valorarse únicamente cuando ha transcurrido un período significativo después de la terminación de un programa o proyecto. Por ello, es fundamental que los programas o proyectos se diseñen de tal manera que hagan posible una valoración de los defectos en una fase ulterior, por ejemplo, mediante la preparación de datos de referencia y el establecimiento de indicadores para el monitoreo y la evaluación.

Como impacto en el desarrollo institucional se define la medida en que una intervención mejora o debilita la capacidad de un país o región de hacer uso más eficiente, equitativo y sostenible de sus recursos humanos, financieros y naturales, por ejemplo, a través de:
(a) mecanismos institucionales mejor definidos, más estables, transparentes y aplicados de manera eficaz y revisible y/o
(b) mejor ajuste de la misión y la capacidad de una organización con su mandato, que se deriva de estos mecanismos institucionales. Estos impactos pueden incluir los efectos intencionales o no intencionales de una acción.

Sostenibilidad: Continuación de los beneficios de una intervención para el desarrollo después de concluida. Probabilidad de que continúen los beneficios en el largo plazo. Situación en la que las ventajas netas son susceptibles de resistir los riesgos con el correr del tiempo. Sostenibilidad es la posibilidad de prolongar los resultados positivos de un programa o proyecto una vez concluida la cooperación técnica encauzada a través de ese programa o proyecto. 

Por sostenibilidad estática se entiende la disponibilidad constante de los mismos beneficios que se consiguieron gracias al programa o proyecto terminado con destino a los mismos grupos beneficiarios. Sostenibilidad dinámica es la utilización en un contexto distinto o en un entorno cambiante o la adaptación de los resultados del programa o proyecto a esas condiciones distintas por iniciativa de los grupos originales destinatarios y/u otros grupos.

Contribución al desarrollo de la capacidad: Como criterio del éxito, la contribución efectuada al desarrollo de la capacidad significa el grado en que un programa o proyecto permite a los grupos destinatarios ser autosuficientes y permite a las instituciones  gubernamentales, el sector privado y las organizaciones civiles utilizar las experiencias positivas obtenidas por el programa o proyecto en el intento de resolver cuestiones de desarrollo más amplias.

El desarrollo de la capacidad es al mismo tiempo un medio y un fin para el desarrollo humano sostenible. Permite a las personas realizar sus posibilidades y utilizar sus capacidades mejor y garantiza la identificación con el proyecto o programa y la sostenibilidad de los procesos y resultados de desarrollo. Tiene cuatro dimensiones mutuamente relacionadas entre sí: aprendizaje individual, organizaciones, interrelaciones institucionales y entorno propicio. El monitoreo y la evaluación deben valorar estas dimensiones y sus interacciones.

Para determinar el éxito de un programa o proyecto debe adoptarse un planteamiento integral. Ello se debe a que, si bien un programa o proyecto actúa en un entorno muy específico, funciona también como parte de un sistema más amplio, a saber, el entorno socioeconómico y político que impone los objetivos de desarrollo, el marco de políticas necesario y los mecanismos  institucionales. Si bien un programa o proyecto puede estar condicionado por este sistema en sentido amplio, puede también provocar cambios en él. Por ello, el problema al determinar el éxito es ir más allá de los límites del entorno inmediato del programa o proyecto. En consecuencia, los tipos idóneos de evaluación para determinar el éxito son las evaluaciones finales y ex post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido.
Gracias por tus comentarios. Entrarán a mi correo donde podré conocer tus opiniones.
Un saludo
Liliana